Fijadores de rosca: adhesivo para fijar roscas y evitar así el movimiento, con diferentes tipos de resistencia dependiendo de la necesidad: Permanente (nunca se volverá a mover), Alta resistencia (no se volverá a mover, pero cabe la posibilidad de poderlo hacer), baja resistencia (se precisa deshacer la unión seguro), alta resistencia térmica, tolerancia a los aceites.

Retenedores: adhesivo para fijar insertos no roscados, con diferentes resistencias químicas y térmicas.

Sellantes y Juntas: diseñados para el sellado y cierre de juntas, con diferentes durezas, resistencias térmicas y viscosidades.